Arquidiócesis mexicana: El matrimonio es entre un hombre y una mujer

Ciudad de México, 14 de enero. 20 / 08:00 am (ACI).- Ante el peligro de una reforma del Código Civil del Estado Mexicano de Veracruz, que podría distorsionar el concepto de matrimonio, la Arquidiócesis de Jalapa recordó que esta institución está formada por «un hombre y una mujer».

En su comunicado dominical, P. José Manuel Suazo Reyes, director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Jalapa, señaló que «en los últimos días se anunció que el 31 de enero de 2020 será la votación a favor de la reforma del Código Civil del Estado de Veracruz, en la que, entre otras cosas, pretenden cambiar el concepto de matrimonio».

El artículo 75 del Código Civil de Veracruz dice actualmente: «El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que conv ellos conv ellos para lograr los propósitos esenciales de la familia como institución social y civil».

Pe. Suazo Reyes advirtió que «es deseable cambiar la terminología para que, en lugar de decir ‘la unión de un hombre y una mujer’, ahora se dice ‘la unión de 2 personas’, esto para hacer espacio para lo que los promotores de esta iniciativa llaman matrimonio entre personas del mismo sexo».

Para el sacerdote mexicano, «con esta propuesta se está promoviendo una contradicción que bordea lo absurdo. Con iniciativas como estas, se puede hablar a partir de ahora «terremotos en la luna» y «sangrados de agua». Los terremotos sólo están en la tierra y las hemorragias son sólo sangre».

La iniciativa de reformar el Código Civil, recordó, fue presentada por la representante estatal Mónica Robles, de Morena, partido del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y cuenta con «el apoyo de ocho diputados de su banquillo».

Pe. Suazo Reyes destacó que «la historia y la tradición de la humanidad nos enseñan que el matrimonio es una institución natural, porque no necesitaba la existencia de ningún Congreso, Senado o Corte Suprema, tiene su propia naturaleza, propósitos específicos y propiedades esenciales, que una relación entre personas del mismo sexo, aunque sea reconocida civilmente, nunca puede lograr».

«No se puede llamar al matrimonio una relación socio-cuidado, sexual o meramente afectiva», agregó.

El director de la Oficina de Comunicación Social de la Arquidiócesis de Jalapa subrayó que «las personas homosexuales o lesbianas tienen todo el derecho a proteger civilmente sus bienes y su bienestar, ya que el Estado ya contempla diferentes formas jurídicas».

«El estado de Veracruz tiene muchos problemas que resolver para entrar en legislar sobre un tema que no es una demanda social notable, ni siquiera prioridad en un pequeño sector de la población. Esto parece más bien una obsesión de sus promotores por estar bien con agendas no relacionadas con la sociedad mexicana», dijo.

«En nombre de la ‘no discriminación’ y la ‘inclusión’, están disfrazando sus verdaderas intenciones. Este tema no puede convertirse en una caja china para distraerse de los problemas no resueltos en el estado, ni como un trofeo para atar una solicitud en el futuro».

Al final de su mensaje dominical, P. Suazo Reyes alentó a que «en el estado de Veracruz las leyes se hagan con una perspectiva familiar, para proteger el matrimonio y la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, por lo demás caprichos personales, la imposición y el deterioro de la sociedad y los valores triunfarán».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *